Blog

Equipo Keller/Saegesser – Una semana con emociones

  • Tag1_AbendflugII
  • Tag7_DieVerfolgerImBlick
  • Tag7_erster_Aufstieg
  • Tag1_Start_bei_LaRhune
  • Tag6_gemeinsames_Bier
  • Tag8_Ehrung
  • Tag7_Gelandet
  • Tag5_Equipment_trocknen
  • Tag4_Gewitter
  • Tag4_Fussmarsch
  • Tag3_Pause
  • Tag3_Motivieren
  • Tag2_Tal_ElMina

El 31 de enero de 2016 tanto mi empeño como mi esfuerzo deportivo fueron finalmente recompensados. !Estaba dentro! La confirmación por escrito llegó vía correo electrónico la mañana del domingo a primera hora. Después de cerca de 7 meses de preparación tanto a nivel organizativo como en lo que a un entrenamiento físico disciplinado se refiere, estaba listo para partir.

Día I
El 17 de julio de 2016, a las 11:00 de la mañana, se dio el pistoletazo de salida en la playa de Hondarribia. Con una gran humedad y temperaturas de hasta 35 grados, unidos a las predicciones de buen tiempo para las próximas jornadas, los 31 atletas de un total de 17 diferentes nacionalidades partieron en dirección a la primera baliza situada en La Rhune. 27km, 1100 metros de desnivel y 4 horas más tarde pude realizar mi primer vuelo, el cual me colocó en una buena posición con respecto al resto de participantes.

Día II
El día empezó a las 5:30 de la mañana, con una marcha a pie de 50km en dirección al punto de control situado en el Orhi. Rápidamente me di cuenta de que el tiempo estaba empeorando, al contrario de lo que había sido pronosticado. Inesperadamente, fuertes vientos de hasta 60km/h dieron al traste con mis planes de vuelo. Para todos aquellos que llegamos al pico del Orhi más tarde de las 14:00 la opción de volar se convirtió en una quimera. Esto dio una cómoda ventaja al grupo de 3 atletas que marchaba en cabeza mientras el resto quedábamos rezagados, atrapados por el mal tiempo. A pesar de las más que complicadas condiciones, durante el atardecer me las apañé para volar desde el Orhi hasta El Mina. Tras aterrizar, sin cobertura y con una mala recepción de los datos GPS, esperé envuelto en mi parapente a que mi asistente me encontrara.

Día III
Una larguísima jornada a pie a través del terreno alpino y sin opciones de volar debido a las malas condiciones meteorológicas con fuertes vientos. Sin embargo, a pesar de todas las adversidades fui capaz de alcanzar el punto de control en Anayet, tras 4000 metros de desnivel y cerca de 70km de caminata.

Día IV
Mientras desayunábamos, las primeras gotas de lluvia nos dieron los buenos días. Debido a que la intensidad de la lluvia iba creciendo, decidí enterrar mis esperanzas de poder emprender el vuelo, al fin y al cabo seguía teniendo 5 pares de zapatillas secos! Ya por la tarde, la lluvia paró de algún modo y mantuve la esperanza de realizar un vuelo hacia el valle. Sin embargo, para cuando llegué al pico podía verse con claridad cómo la tormenta se aproximaba, lo que hizo que tras una breve reflexión guardara el parapente en la mochila, decisión que sin duda iba en contra de mis más que doloridos pies. En menos de 5 minutos, nos encontramos en medio de una gran tormenta, atrapados entre rayos y truenos.

Día V
Afectado por el cambio en las condiciones climatológicas, no fui capaz de parar dentro del margen de tiempo establecido que finaliza a las 10:30 de la noche, por lo que recibí una penalización de 6 horas para el día siguiente! Por ello mi jornada empezó a las 11:30 de la mañana, con la ventaja de que tuve tiempo tanto para secar mi equipamiento como para hacer reparaciones en el mismo utilizando los parches para el parapente. Sintiéndome más fresco y descansado de lo normal me incorporé a la carrera. Tras 3 horas de escalada finalmente fui capaz de volar de nuevo. En contra de los pronósticos, la climatología era relativamente buena aunque con vientos de sudeste de hasta 30km/h, aptos para volar a pesar de todo! Tras salvar un par de bajadas de altura y con el viento empujando más si cabe, decidí aterrizar tras 3 horas y media en el aire. Ahí estaba yo a 1800 metros de altura y en medio de la nada, justo debajo del pico más alto de los pirineos en la frontera entre España y Francia, cuando justo frente a mí descubrí un hotel de 5 estrellas!

Día VI
Sintiéndome bien tras una ducha caliente y habiendo descansado, dejé el hotel la mañana siguiente a las 5:30 de la mañana con el objetivo de alcanzar la baliza de Céciré, aunque acompañado del sonido de los truenos y las gotas de lluvia. Desafortunadamente, tras 30 minutos empezó a llover con más fuerza, y no paró en el resto del día. Tras una caminata de 15 horas en medio de densa niebla, truenos y lluvia, alcanzamos la cima del Céciré, donde no llovía. Como premio o quizá porque estaban preocupados por nosotros, dos miembros de la organización de la carrera estaban esperándonos en el punto de control. Disfrutamos de una cerveza juntos bajo la lluvia y finalmente pudimos ponernos ropa seca! Debido a que el tracker tenía problemas de red y de recepción en la zona de la frontera, mi transmisor GPS no funcionó en todo el día. Por suerte, fui capaz de guardar una copia de la ruta en mi reloj Garmin.

Día VII
El último día comenzó como venía siendo habitual, con lluvia. En lo que la carrera se refiere, estábamos realmente cerca de dos competidores, por lo que la lucha por la séptima plaza de la carrera estaba servida. Tras dos horas de descenso seguidas de otras cuatro de ascenso por la otra vertiente del valle, fui capaz de realizar un largo vuelo entre nubes hacia el siguiente valle. Esto me colocó 15km por delante de mis dos inmediatos perseguidores, lo que me dio margen para un breve descanso en el que también aproveché para comer. Finalizada la parada, continué a buen ritmo en dirección a Vielha en el camino hacia el Port de la Bonaigua a 2072 metros de altura. Gracias al livetracking, pude mantener un ojo en mis dos perseguidores, pero mis miedos de que tuvieran oportunidad de alcanzarme fueron infundados. Los últimos kilómetros hacía la baliza pusieron a prueba tanto mi fuerza como mi motivación. Cuando llegué a la cima, mis dos colegas de la organización de la carrera estaban esperándome, por supuesto con una cerveza! Para asegurar mi séptimo puesto aún corrí algunos metros más allá del punto de control. Tras unos instantes para tomar aire, nos felicitamos por lo conseguido y le dimos a la organización de la carrera nuestras coordenadas finales, de forma que con ello la carrera había terminado para nosotros.

Día VIII
Tras una buena noche de sueño reparador nos pusimos en marcha a las 8:00 de la mañana y condujimos hacia Port de la Selva para la ceremonia de entrega de premios. Tras cuatro horas, algo más de 300km de viaje a través de las montañas, valles y parques nacionales, llegamos justo antes del mediodía. Fue muy interesante poder compartir mis propias experiencias con las de los otros atletas. Tras la ceremonia de entrega de premios y un aperitivo, iniciamos nuestro viaje de 850km en dirección a casa!

Esta semana fue una increíble aventura con multitud de nuevas experiencias, impresiones y amistades. Emocionado tras lograr la séptima plaza, me encuentro ya en busca de nuevas aventuras!

Mi especial agradecimiento a mis patrocinadores, que han creído en mí y me han apoyado

  • Skywalk Paragliders
  • Gyso AG
  • Spies Hecker GmbH
  • Carrosserie Keller & Co
  • Roger P. Frey
  • Michael Maldini

Coletilla al X-Pyr 2016

  • IMG_8346
  • IMG_8369
  • IMG_8386
  • DSC_0091

Han pasado dos semanas desde el final de la X-Pyr 2016. Mi experiencia personal como participante en la carrera ha sido demasiado corta. El segundo día pille una térmica a pocos metros del suelo cuando ya estaba comprometido a aterrizar y acabé estrellándome contra una valla de espino. Tuve muchísima suerte de golpear uno de los postes con mis botas evitando así darme con el cuerpo en los espinos. Pero mi parapente no tuvo tanta suerte. La vela aún estaba volando a gran velocidad al golpear las púas y éstas causaron daños al 25% de su superficie.

Analicé la situación con Alex, mi compañero de equipo, y decidimos que era una reparación compleja, no algo que puedieramos parchear, y que implicaba un riesgo significativo para mi seguridad. No teníamos una vela de repuesto y nos era imposible comprar, alquilar o conseguir otro parapente de alguna manera rápida. Incluso le sugerí a Alex que guardaría mi parapente e intentaría caminar tan lejos como fuera posible sin la posibilidad de volar, hasta que acabara la carrera. Inteligentemente, él me hizo abandonar esta idea. Decidimos entonces llamar al director de la competición y comunicarle que nos retirábamos. Nuestra carrera había terminado.

Para nosotros la X-Pyr significó meses de preparación, entrenamiento y sueños. No fue fácil dar un paso atrás y ver como 3 increíbles atletas y pilotos llegaban hasta el Mediterráneo. Pero por mis antecedentes como montañero entiendo que hay variables que están fuera de mi control, que no puedo cambiar, y por tanto debo aceptarlas y seguir avanzando. Esa incertidumbre es la naturaleza de carreras de aventura como la X-Pyr y forma parte de su atracción. Mi definición de aventura: un viaje en el cual el resultado es incierto. La X-Pyr, es definitivamente una aventura.

La preparación previa a la carrera y la carrera en sí pueden ser una pesadilla logística para participantes y asistentes, pero no es comparable al extraordinario esfuerzo llevado a cabo por los organizadores. Mientras nosotros tenemos los periodos obligatorios de descanso de 22:30 a 5:30, ellos siguen toda la noche ocupándose de nosotros. Estoy extremadamente agradecido a Íñigo Redín y su estupendo equipo por preparar esta competición tan compleja, y hacerla estimulante y divertida para nosotros. Me gustaría dar las gracias a mi compañero de equipo Alex, por planear y soñar conmigo esta aventura. Siempre puedes esperar de él que mantenga la cabeza fría y un sonrisa, y no te decepcionará.
Y ahora que es lo que me espera? Competiciones de parapente, hacer cima en un pico no escalado del Himalaya, maratones, ultramaratones y carreras de aventura multietapa en el desierto. Y eso es sólo hasta la mitad del año que viene!. Pero estoy seguro de que donde quiera que esté y haga lo que haga, tendré en mi mente la X-Pyr 2018 y el llegar a El Port de la Selva.

Un día Largo / Team Flybubble UK

  • 20160718_104923
  • 20160718_123228
  • 20160718_135120
  • 20160718_142408
  • 20160718_203231
  • 20160718_100717

Desde el comienzo del amanecer y un vuelo temprano, el ascenso a Col de Ispeguy, el viento vuela con cierta pendiente, para ir de excursión a la cima y en busca de una buena zona de despegue, para tener un vuelo térmico con el buitre leonado, hasta el aterrizaje, pateo al sol a continuación, un redespegue, para aterrizar junto a un arroyo para un glorosio baño, despues subir a Col de Irati? De 1000m y parece que voy a hacer alrededor de la mitad del trayecto antes de llegar al campamento y descansar las piernas cansadas.

Ha sido duro, pero hoy ha sido especial. Al estar fuera de este gran entorno natural era energizante. Aun así, no me queda nada más para alcanzar el Ohri.

¿Quizas mañana? Y luego empieza la zona de vuelo buena ...

Sunset on the race / Team Flybubble UK

  • 20160723_123254
  • 20160723_180133
  • 20160723_202444
  • 20160723_093827

El sol se pone y estoy muy cansado de la paliza le he dado a mis piernas ... con el objetivo de mantener a los chicos que pasé hoy volando.

El viento no se detiene. Había rumores de que podría bajar al final del día, pero hay todo tipo de nubes de foehn arrastradas por el viento en altura, impulsados por el N que se derrama hacia abajo desde Francia.

Me encontré con un perfecto despegue esta mañana y subimos los dos para probarlo. Esto le dio a James su primera oportunidad de probarse en condiciones reales de XPYR. No estoy seguro de que disfrutó del vuelo salvaje, pero el aterrizaje fue fácil y las vistas eran los mejores.

Mi vuelo fue muy divertido, hasta acercarme el espacio aéreo de monte Perdido y pelee contra el viento para TP4. Me alcanzo y no pude llegar a él cilindro de la TP4. Probé a aterrizar en altura, pero la turbulencia era desagradable así que elegí ser precabido y  opte por un aterrizaje seguro al lado del río.

En general, un vuelo muy duro en condiciones de viento calido. Yo sólo puedo admirar a los chicos que hicieron meta. Después de una semana de dar el 100%, estoy a mitad de camino.

Siempre mirando hacia adelante. Mañana, fiesta!

X Pyr Informe final o Cuando el sueño se hace realidad

  • DSC_1954
  • DSC_3392
  • DSC_3766
  • DSC_1896

X-PYR era un objetivo para este año, un gran sueño para un chaval joven de un país pequeño, un objetivo de competición con una gente inigualable, pelea contra el dolor y el agotamiento en un paisaje salvaje y hermoso, la batalla contra el calor, la lluvia, tormentas eléctricas y sobre todo contra el cuerpo y la mente.
¿Qué debo decir? Fue el Xpyrience más bella de mi vida, y lo sabes, no soy una persona hogareña.

Nosotros, como una raíz equipo Koreň/Strmeň tuvo momentos difíciles, nuestro livetrack no funcionaba bien, por lo que encontrarnos a veces fue bastante difícil. Sin embargo, nos llevamos una expyrience de carrera es muy buena, caímos en algunos errores de principiante, a continuación, es bastante difícil superar tus limites, cuando se está en tierra, cuando no se puede volar, hay que caminar ... o volar en condiciones difíciles . Así se incluyó xpyrience con vientos fuertes y grandes tormentas eléctricas.

Gracias, a todos los competidores y organizadores para #anotherawesomeadventure !!! Esperamos verlos en la próxima edición de la X-Pyr de nuevo!

La X-Pyr en Teledeporte

  • unnamed

Mañana, viernes, a las 13:25 se emitirá el reportaje sobre la X-Pyr en el canal TeleDeporte.

Para nosotros es un orgullo que el principal canal de deportes de España dedique tiempo a la X-Pyr, a pesar de lo minoritario que es nuestro deporte.

Así que, ya sabéis, preparad vídeos.

Iñigo Gabiria. Valoracion final

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6

Es hora de hacer una valoración personal de esta carrera, y no puedo decir que me sienta satisfecho cuanto al resultado final. Si lo estoy en cuanto a las experiencias vividas.

De las tres ediciones en las que he participado, esta es, por mucho, la que menos he volado. Tácticamente he cometido menos errores que en otras ediciones, pero esta vez la méteo no nos ha ayudado a los que perdimos el tren de cabeza el primer
día. Me he encontrado con mucho viento, calor, tormentas… y en este tipo de carreras, si no vuelas… no avanzas.
Cuando fui consciente de que la meteorologia no nos iba a dejar volar, y acabar la carrera iba a ser imposible, cambié el chip y empecé a disfrutar de la carrera de otro modo, con tranquilidad, disfrutando de cada montaña, de cada valle, de cada
arroyo, de cada flor, de los detalles… de los maravillosos paisajes que muchas veces la altura y la tension de la competición nos hacen que pasen desapercibidos.
Lo bueno que tiene cruzar los Pirineos es que por muchas veces que lo hagas, nunca va a ser igual. Siempre va a ser una experiencia diferente, paisajes diferentes, sensaciones diferentes. Así es el Pirineo.
Lo unico que me apena es no haber podido disfrutar de la travesía completa. Todo lo demás ha sido muy positivo.
Me he reído mucho con Josito y Marga. Coincidir con ellos en la ultima parte de la carrera ha sido para mi todo un regalo y ha hecho que el cansancio, el mal tiempo y los kilómetros de asfalto pasasen a un segundo plano.
Sobre todo tengo que agradecer a mi asistente Ivan Castro (50% de este equipo) su esfuerzo y dedicación continua para que yo estuviera al cien por cien. La labor del asistente es fundamental, y aunque de cara a la galería pueda quedar en un segundo
plano, si no fuera por el, nada de esto sería posible.
También quiero dar las gracias a todos los que me han apoyado y animado en todo momento (seguro que me dejo a alguien).
A Beñat Zubillaga por acompañarme desde la salida hasta la base de Larun. A todos los amigos y familiares que me estaban esperando en la cima, haciendo que me sintiera muy arropado. A Gorka Tornos e Izaskun Azpitarte por acompañarnos durante los
primeros días. A Leire (e Izadi) por estar ahí, haciendo mas llevadera la labor de Ivan, a Parrapente Factory y a Marga y Josito por ser como son.
También a la X-Pyr, de la que me siento parte, por volver a confiar en mi un año mas.

El Pirineo seguirá estando ahí…

Equipo Mexico Garza / Martin: Farewell, we hope to see you again!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Han pasado más de una semana desde que termino la carrera y yo todavía sueño con encontrar lugares para poner despegar y volar todo lo lejos  posible. Mi cuerpo podra estar en América, pero mi mente todavía está en algún lugar profundo en los majestuosos Pirineos.

Ha sido una experiencia increíble, por lo que ahora me siento un poco vacío sin ella:

Echo de menos la sensación de que di todo lo que tenía durante el día, a pesar de que en la noche apenas podía moverse.

Extraño ver el live-track con una sonrisa nerviosa mientras veo a los otros equipos peleando duro  ya sea por delante de nosotros, o para tratar de ponerse al día con nosotros.

Extraño los encuentros con mi asistente(Hector Martin) con una  fría Coca-Cola en la mano después de un largo paseo bajo el sol abrasador.

Echo de menos la camaradería entre los competidores que nace de un respeto mutuo. Sé lo mucho que los demás sufrieron, pero nadie se rendía. Guerreros de todo el mundo con un objetivo en mente.

Al final, los lazos personales realizados mientras estábamos en nuestros más vulnerables momentos, la lucha contra la fatiga y el dolor, estos lazos nunca se romperán en lo que a mí respecta. Para todos los que participaron, tiene mi mayor respeto y admiración. Ha sido un honor competir entre vosotros.

Por último, enhorabuena a la organización por el otro exitoso evento de X-Pyr. Sin su pasión y dedicación muchos de nosotros ni siquiera sabriamos cómo de impresionantes y bellos  son los Pirineos.

Ha llegado el momento de despedirse, espero que nuestros caminos se cruzan de nuevo pronto!